Todo desarrollo estratégico de negocio debe ser acompañado por el flujo de fondos (cash flow)  para determinar si la empresa podrá generar los fondos y en caso de necesidad de mayores requerimientos, cómo se financiarán.

La caja o flujo de fondos será determinante en la fijación de prioridades y selección de los productos estratégicos.

El costo financiero determina que las empresas sean más restrictivas en los nuevos emprendimientos, cuidando dónde se destinan los recursos.

Muchas veces la agresividad no se demuestra solo por la mayor cantidad de productos lanzados y su intensidad, sino por la “limpieza” de productos perros o signos de interrogación que no tienen futuro, porque no tienen ventajas competitivas sostenibles. El dinero, como el resto de los recursos, es escaso y alternativo.