La atención del cliente en el salón de ventas es un factor crítico. El minorista es usuario intensivo de mano de obra y es fiel reflejo de las personas que en él trabajan.

Es imprescindible desarrollar políticas de servicio al cliente, dando claras normas sobre: facilidades de crédito, entregas a domicilio, devolución de mercaderías, informes, instrucciones, extensión de garantías, instalación de productos en el domicilio, atención de pedidos fuera de horario, etc. El comprador debe saber a qué atenerse cuando entra a un comercio, por esa razón se debe definir con claridad la política de atención.

¿se entrega un cuarto de camión de arena a la obra que lo pide? ¿tiene costo? ¿cuánto cuesta hacer el reparto? ¿los camiones son propios? ¿cuál es el costo hora de cada camión? ¿existe un programa para hacer más eficiente el reparto?

Muchos corralones se han convertido en fleteros y esto en principio no es malo. El problema puede ser no dominar el negocio los fletes. Se poseen dos empresas, una que comercializa materiales de construcción y la segunda que se dedica al transporte. Pero que es cautiva de la primera, es decir no hace fletes para terceros y el riesgo es que no se le exija ser rentable, porque es un servicio al cliente.